La Piedra que desecharon los constructores, es ahora la piedra angular. Palabra de Dios

69 views Leave a comment
domingo08 palabradedios

El Evangelio de este Domingo nos presenta la  escenificación perfecta y  didáctica de la vida y de la fe. El mundo, es la Viña del Señor. Los Jornaleros somos nosotros.

Por Johanna Cardona B.

Los Enviados, son los hombres  profetas que nos avisan y nos quieren marcar el camino de la  felicidad. Pero no  nos gustan los profetas que nos  perturban la tranquila comodidad, los que nos denuncian tanta  hipocresía, injusticia y egoísmo. La  historia está llena de estos ejemplos. El Antiguo Testamento es la secuencia  de envíos y rechazos.

Pero Dios no se cansa, sigue insistiendo. Y manda lo  que más ama: su propio Hijo, Jesucristo. Y en vez de acogida, recibe el más  brutal de los rechazos, la muerte en cruz. En la Viña no hay espacio para Dios. Ni a su  propio Hijo respetamos. Hasta aquí la parábola. El hombre no sabe ver las señales de Dios. Hoy la Palabra se dirige a nosotros, los que nos consideramos cristianos, los que creemos que  con ir  a Misa o sabernos  el Credo o el Catecismo de memoria hemos  cumplido ya.

Y mientras, estamos rechazando al Cristo sufriente en los  pobres, el Cristo que demanda nuestro tiempo, el Cristo que nos sale al  encuentro cada día en las personas con las que nos cruzamos, el Cristo que  pide amor en la persona de un familiar, un amigo, un hijo, un enfermo. Con  qué facilidad nos encontramos con el Cristo fácil que no nos compromete;  con el Cristo del cumplimiento dominical; con el Cristo sabido de memoria  en la catequesis, con el Cristo Eucaristía. No miremos el Evangelio como algo del pasado, está  dirigido a nosotros, nos llama a una conversión profunda.

¿Cuándo y cómo  hemos rechazado a Cristo que nos hablaba e interpelaba en los pobres, los  hermanos de comunidad, la familia, los amigos, los necesitados y sufrientes  de cualquier tipo? ¿Hemos descubierto la Eucaristía como fuente de  renovación espiritual y como estímulo de entrega solidaria a los demás? Estemos atentos. Dios se manifiesta en los acontecimientos, en las personas, en la historia de cada uno. Que cada día sepamos  descubrir la presencia de Dios en las señales, donde él quiere manifestarse. 

Que nuestras acciones diarias sean una búsqueda de ese Cristo que necesita de nuestra  amabilidad, de nuestras manos para acoger, de nuestros labios para besar y  sonreír, de nuestros pies para caminar al encuentro del necesitado, de  nuestros brazos para abrazar y ayudar, de nuestro corazón para amar, como lo insinuaba el Papa Francisco frente al Cristo de Bojayá en Villavicencio.

No  lo rechacemos, acojamos con alegría su presencia. Bajémoslo de la cruz y  hagamos de El nuestro compañero de camino. Cristo Vivo, Cristo peregrino  de nuestra vida, Cristo acogido en nuestros corazones y hogares, y  comunidades y trabajos.  No rechacemos a Cristo. No nos creamos los buenos, demostremos que  cada día intentamos ser mejores. 

Nota: Recuerde que este mes de Misiones nos invita a Orar, Ofrecer Sacrificios y Ofrendas. Mail: elciast@hotmail.com  

Domingo 8 de Octubre de 2017 – Elcías Trujillo Núñez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *